viernes, septiembre 29, 2006

El paraíso de los fumadores



Este anuncio, creo que mexicano, refleja de una manera irónica, la actitud egoísta de la mayoría de fumadores, por lo menos de los que yo conozco. Que, aparentando que les importa que a ti te moleste, hacen como si el humo no te diera, como si por no tirártelo a la cara te hicieran un favor, y encima te ves en la obligación de decirles: "gracias por no tirarme el humo de tu apestoso cigarro a la cara, te debo la vida". Aunque en realidad te la están quitando, es bien sabido que para los fumadores pasivos los efectos son mucho más perjudiciales,...pero ¿Conoceís a algún fumador que deje de fumar delante vuestra para no perjudicar vuestra salud? Yo no.

Y claro, si les dices algo, te vienen con el rollo de " es que no eres nada comprensivo..¿y cuando tú haces X cosa qué? Vale, cuando yo bebo, me tiro por un puente,o lo que sea, ...no estoy jodiendo la salud de nadie, ni le estoy provocando una muerte a largo plazo...esa es la gran diferencia, que nuestros "amigos" fumadores no son capaces de admitir.

Puedo entender que el mono puede ser muy grande, pero lo que no entiendo ni permitiré que nadie, por muy amigo que sea, fume delante de un niño pequeño o de una embarazada, como si no fuera a pasar nada.
Otra de las cosas que me jode bastante es a la hora de comer, sin importarles una mierda que tú hayas terminado o no de comer se ponen a fumar, jodiéndote a ti también la comida, Sé que tú, fumador, ya no puedes distinguir los sabores, pero no me jodas a mi los míos.
Algunos, hacen el gran esfuerzo y se esperan a que termines de comer, pero durante todo el rato te miran como diciendo "termina de una vez que si no fumo me da algo", y yo gilipollas total, me doy prisa por acabar, porque hay que reconocerlo..¿qué es una comida sin respirar el aroma del tabaco? Sería sosa...¿verdad?

Así que cuando me canse de aguantar el humo y de decir deja de fumar, y que pasen de mi careto, empezaré a tirarme pedos y eduptos y escupirles a la cara,...a ver si les jode o no, aunque con eso seguiré sin dañar su salud.

P.D= Perdón para los fumadores que no hagan ninguna de estas cosas, supongo que habrá alguno...

2 comentarios:

McBeal dijo...

Mira precisamente no soy fumadora y lo único que tiene de malo mi nuevo trabajo es que el jefe fuma un montón. Y no se sale a la calle, no. Se queda en la oficina y se pasea tanto por su despacho como por el mío dejando un olor a tabaco fresco. No le digo nada porque él ya sabe que no soy fumadora y debería captar la indirecta del gobierno con su nueva ley (esta prohibido fumar en los puestos de trabajo). Pero los gerentes se saltan esa norma a la torera como si no fuera con ellos. La culpa es mía por no decirle que me molesta pero es que tampoco está mucho por la oficina. Si la cosa cambia y me agobia todos los días con el tabaco tendré que plantarme. ¿Pero cómo le mandas a tu nuevo jefe que deje de hacer algo que siempre ha hecho? Es una costumbre mala, pero no deja de ser una costumbre...y yo creo que eso ya no se puede cambiar.

OaBy dijo...

Me estás inspirando (nunca mejor dicho) para un post sobre algo muy muy muy bueno de Japón.