domingo, julio 09, 2006

Carta de presentación



Permitirme que me presente, desde el principio, quitaros todas las ideas que tengáis sobre mí, hoy he tenido una revelación, seguramente propia de la medicación y de estar tantas horas encerrada, y he descubierto cómo soy realmente.

Desconozco las ideas preconcebidas que podáis tener de mí hasta la fecha, posiblemente en la balanza sean favorables, incluso generosas. Tengo que quitarme la máscara antes de que nadie siga pensando que soy buena gente. Esto que voy a contar lo hago sabiendo que ya existan personas que afirmen y reafirmen todo esto.
Soy mala gente, de lo peor que puede haber, sólo que no me daba cuenta, por mi falta de visión autocrítica y mi enorme y desmesurada autoestima. En realidad pensaba que valía la pena, que por supuesto como todos, tengo mis cosas: algo de mala leche, impertinente, cabezota, indecisa, cobarde, miedosa, parada, débil, dependiente,…(para que seguir enumerando…)

Como en muchas ocasiones me sorprendía a mí misma reaccionando ante asuntos cotidianos con cierta sensibilidad, creí que era un personajillo válido, quizás porque no era capaz de observar con frecuencia actos similares en los demás. También me gustaba mi manera de ver el mundo, de pensar en los demás, de interesarme por que otras personas estuvieran a gusto o fueran felices,…solo que mis despistes y mi terrible memoria causaba desastrosas impresiones.Soy injusta, egoísta (24x7), narcisista y arrogante. Voy de guay, me creo inteligente e interesante y por lo visto me encanta que la gente me lea y se entusiasme conmigo, eso estimula mi poderoso ego.

Qué equivocados están quienes piensan que soy especial (yo la primera). Creo ser humilde pero en realidad no lo soy. Hago miles de cosas (pero atención, no lo llamen inquietud por la vida, llámenlo mejor incapacidad resolutiva) y no las termino, soy como un faro en la oscuridad que termina perdiendo su luz. Soy un quiero y no puedo, siempre digo que haré cosas y no las hago (esas interminables enumeraciones; escribir, música, deporte, teatro, son todo quimeras inútiles que a veces sirven para fascinar –y engañar- a los demás).

Indudablemente, el Universo entero gira en torno a mi persona. Inmadura, soñadora, vaga, poco empática, vanidosa y malcriada, sólo me importan mis propios asuntos y desprecio (amablemente, eso sí) los de los demás.
Obtusa en la constancia, siempre con las benditas historias del pasado ( Oh! Qué gran músico, cuántas anécdotas, qué interesante!) y con serios problemas para poner los pies en la Tierra (también quería ser astronauta). Vamos, sin remedio.
Dejar de apreciarme, de pensar que soy simpática (al menos para ser leído) o interesante. No cometáis ese error. Dirigir mejor sus atenciones a otros blogs o aficiones menos engañosas, sobre todo los hombres; jamás os sintáis fascinados por alguien tan detestable. Seguramente hay cosas mejores que hacer y espacios inexplorados que habitar. Enamoraros de tipas que escriban -y pongan las comas- mejor. El mundo (ese que gira alrededor de una sola cosa) aún tiene valiosos tesoros que merecen la pena, dedicar vuestra vida entera a encontrarlos y alejaros de los espejismos.No leáis más estas líneas (una invitación hecha desde la ventajosa situación que me confiere la soberbia), evitar escribir comentarios amables, os sugiero mejor el insulto y los ataques frontales, abridme los ojos (esos que a veces se asombran por nada), necesito una lección de humildad y de vida. Una vez que termine de conocer y aceptar mis miserias, pasar a ignorarme y seguir con vuestra vida sin mí, que yo seguiré estando aquí, gustándome a ratos sí a ratos no, viviendo ciega en mi pequeño planeta ignorante.
Mientras tanto -por favor- sed felices y concluid lo que comencéis

Adaptación-copia del blog “No llueve eternamente”. http://canarita.spaces.msn.com/PersonalSpace.aspx

1 comentario:

OaBy dijo...

me has dejado completamente rayado. No te lo puedes aplicar a tí para nada.