domingo, noviembre 30, 2008

Vuelvo

"Se cayeron mis alas y yo no me rendí, así que ven aquí, brindemos que hoy es siempre todavía, que nunca me gustaron las despedidas".

Ismael Serrano


No me gustan las despedidas....y tampoco los regresos cuando no hay nadie al otro lado del andén.


10 comentarios:

Eclipse dijo...

y si... no sé qué es peor.
ánimo!! ya habrá alguien esperando... quién sabe

Someone exactly like you. dijo...

No funciones como un aeropuerto,que tu vida no depende de si alguien llega o se va.

Miguel Schweiz dijo...

A mí tampoco me gustan así Quijo...

No sé, eso de no depender generalmente no es voluntario, requiere demasiada técnica dominar las emociones y total para qué... Si quieres encontrar a alguien o despedirte de él para qué ocultarlo.

Por qué querer ser una máquina teniendo sentimientos tan ricos para lo bueno y para lo malo.

:)

Muchos besos

TUITA dijo...

Estoy de acuerdo con Someone " tu vida no depende de si alguién llega o se va".

Muy bien dicho!

Quijo dijo...

Eclipe,si todo puede suceder, la vida da muchas vueltas, eso lo sé muy bien...y si...quién sabe.

Someone, no quiero que mi vida dependa de si alguien se va o vuelve, al menos no de nuevo...aunque quizá lo más importante sea otra cuestión.

Miguel,tienes razón...por qué querer ser una máquina, algo que no sé es, es solo por miedo o por algo más?

Tuita,si creo que someone también tiene razón...lo sé...pero cómo cuesta...eh?

àngela dijo...

A mi tampoco me gustan las despedidas, y a veces tampoco los regresos, por que uno no puede estar toda la vida esperando, aunque la mayoría de las veces esperemos a Nadie.

Besos!

Quijo dijo...

Angela, si uno no se puede pasar toda la vida esperando, y es más...cuando ya dejás de esperar...sucede sin más. :)

Miguel Schweiz dijo...

Uf Quijo, esa pregunta que dejas... Yo creo que eso de que no dependes de nada es un concepto materialista newtoniano que quedó muy grabado lógicamente y con el que seguimos funcionando la mayoría; creo que fue muy importante evidentemente pero a medida que se fue avanzando a partir de él se fue descubriendo de que no somos pelotitas de ping pong independientes y por lo tanto mecánicas,sino un tejido en que todos nos necesitamos. De ahí que no somos máquinas programadas para hacer esto o aquello.

Pero cuesta su tiempo cambiar y entender; entonces el concepto de materia aún resulta más reconfortante para quienes prefieren considerar el mundo como algo sólido y en gran medida inmutable, con una serie de reglas bien definidas que regulan su funcionamiento.

De ahi que tu vida sí depende de si alguien llega o se va y la de los otros igual, porque no somos átomos perfectos y se acabó, está el mundo subatómico en que todo depende de todo.

No sé, ¿Tú qué crees? :)

Besos

Eva Galve dijo...

Y a quién si??
Pero a veces una despedida no significa que se pierda a esa persona. simplemente estará lejos e intentará mejorar y crecer.
Y además una despedida muchas veces supone, más adelante, un reencuentro.

Quijo dijo...

Miguel,ciertamente creo que ninguno de nosotros somos islas y aunque nustra vida no puede o no debería depender de si alguien viene o se va, es inevitable cuando los vínculos que nos unen a ella son tan fuertes que sin ella nos sentimos tan débiles..

No somos átomos perfectos...no no lo somos...y es esa imperfección lo que nos hace personas, no?

Eva,hay veces que la persona se va o regresa para mejorar, crecer personalmente, profesionalmente...o un sinfin de motivos...y va dejando en cada huída, una huella imborrable para alguien..