lunes, julio 21, 2008

3.19:¿Nada es casualidad?


Casualmente a los pocos días de escribir el post anterior descubrí la nueva película de Dany Saadia: "3.19. Nada es casualidad". Una historia que casualidades que arranca con un suceso cotidiano que cambia la vida de los protagonistas de esta original película basada en su premiado cortometraje "Génesis 3:19" y en la novela de Milan Kundera La insoportable levedad del ser.

3:19 nos hace reflexionar sobre la cantidad de detalles que dejamos escapar en un día. Nuestra vida está llena de casualidades que ni siquiera nos detenemos a observar porque ni siquiera somos conscientes de ellos. Y sin embargo, "sólo la casualidad puede aparecer ante nosotros como un mensaje, sólo la casualidad nos habla". En ocasiones hace falta que ocurran varias casualidades, aparentemente improbables, para que suceda algo que cambie nuestras vidas.

Sólo cuando dejamos pasar el tiempo es cuando podemos obtener respuestas que no sabíamos responder. Todo está en constante movimiento. El tiempo sólo es un invento humano para no volvernos más locos. El tiempo no existe.

3.19 muestra lo que tiene que suceder para que dos personas se conozcan en un espacio-tiempo determiando, donde al final todas las casualidades cobran sentido, y todos los hilos acaban uniéndose formando uno más grande, donde nada de lo que ocurre es casualidad.

11 comentarios:

Eclipse dijo...

a mi me da escalofríos... qué querés que te diga, porque no sé si las casualidades existen...

TUITA dijo...

No entiendo cuando dices que hay que dejar pasar el tiempo para ver respuestas y luego dices que el tiempo no existe.

Quijo dijo...

Eclipse: si da escalofríos, miedos, vertigos...yo tampoco sé si existen o no, pero...hay cosas que sólo a través de ella puedo entender...o quizá sea una forma fácil de explicar las cosas...no sé...

Tuita: el tiempo es un invento humano, y por eso, como tal, no existe. Pero hay cosas que sólo con este invento humano, podemos llegar e entender.

Ale dijo...

Me gusta pensar que la casualidad encierra parte del destino, parte del ahora, parte de algo que nos unió siempre. Quizás no lo sea y sea un invento más, como el tiempo. Pero creo que hay inventos que valen la pena, si ellos nos dejan vivir mejor, si nos permiten soñar. Si nos permiten creer. Algo que últimamente está cayendo, porque cuesta creer. En nosotros, en el otro, en la vida. Y la casualidad puede traer millones de oportunidades, que no serán nada si nosotros no somos capaces de prestarle la atención adecuada. Y de creer en ella.

damian dijo...

buen lugar para reposar tranquilo y pensar en cosas efímeras como la vida o la muerte
felicidades
un saludo

Quijo dijo...

Ale: ¡Qué razón que tienes! No sé si existirán o no, pero si es así, parece como si fuesen puertas que nos abren otras puertas...y algo que nos invita a soñar y seguir día a día, ¿qué casualidades nos traerá el próximo día?, y...¿por qué sucederán?¿Hay respuesta?

Damián: Cualquier lugar es bueno para detenerse a pensar, aunque sea en cosas que quizá no tengan mucho sentido. Muchas gracias! Un abrazo!!

Miguel Schweiz dijo...

Jo Quijo esta entrada es apasionante. Deja muchos puntos para seguir, la cuestión es no pararse ¿Cierto? porque siempre hay una explicación a todo, lo que pasa que depende de ese espacio que nos separa hasta ella.

Besos pensativos, reflexivos y con ganas de seguir ahondando :))

Quijo dijo...

Miguel,¡qué alegría volver a verte por aqui!La distancia hasta ella siempre crece y decrece...y supongo que nunca sabes si has llegado, o si? Besos más pensativos y dubitativos ;)

Quijo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
[ Virusllete;;♥] dijo...

Yo la verdad si creo que las casualidades existan...

...Y si, dan mucho miedo, asi como aaah corre!!!
Pero casualmente son muy chistosas :D

Nosce dijo...

El que no entiendes Tuita?, El hecho de, dejar de pasar el tiempo creo que es una expresion, por nuestro concepto de tiempo. El tiempo, no existe, puesto que el tiempo lo ha creado el hombre como forma de control y para organizarse.
Pero el tiempo no existe. Al igual que tampoco la suerte. Para mi la casualidad no existe. Yo al igual que Dios, ni juego al azar ni creo en la casualidad.