martes, febrero 06, 2007

Ser becario

Hace un poco más de dos meses empecé a trabajar como becaria en una supuesta importante y conocida empresa del territorio nacional. Antes de empezar, imaginaba lo mucho que iba a aprender, la experiencia profesional que iba a adquirir...Estaba realmente ilusionada.

Desde ese día, me levanto a las 6 de la mañana, cuando ni siquiera el sol esta en pie, como hace todo buen currante ( ojo, digo currante, que no asalariado) Tras 2 horas en diferentes autobuses, llego a mi destino.



Al princpio, los nervios y el no tener ni la más mínima idea de lo que iba a hacer me llenaba de miedo. Poco a poco, me dí cuenta que mi tarea no iba a ser muy complicada y que al terminar las prácticas tendría un certificado seguro de colocación de carpetas y de fotocopiadora. Pensaba, ilusa de mi, que con el paso del tiempo me darían tareas de mayor dificultad, y si es verdad, no me equivocaba: copiar datos a ordenador, traducir textos que ni la propia jefa entiende,....en fin...todo muy alejado de lo que en un principio iba a desarrollar.

Ahora, después de algo más de dos meses, quizá haya aprendido en mis propias carnes como se mueve el mundo de la gran empresa, y que es lo importante:

1. No es importante lo que sepas: para dirigir una gran empresa no tienes que saber idiomas ( pa´eso está el becario), no tienes que saber utilizar mínimamente el ordenador ( pa´saber como se hacen carpetas, cortar textos...también está el becario).

2. Es muy importante que no sepas hacer bien tu trabajo, pero que delante del resto hagas como si no tuvieras tiempo ni para respirar.

3. Tienes que sonreir y reir todas las gracias a todos los jefes-compañeros( este punto se consigue con mucha, mucha práctica...y paciencia)

4. Encontrar a alguien que haga el trabajo por ti, y luego quitarle el mérito delante de los otros.

Eso si, si sólo eres un simple becario, quizá te interese saber ciertas cosas:

1. No existes, no es que seas transparente, no, es que a nadie le importas.

2. Prepara la pasta, porque vas a tener que pagar para ir a trabajar, serás un gran currante, pero no un asalariado.

3. Cuando empieces a perder la invisibilidad, todo el mundo creerá que tienes que saber hacer de todo, aunque no estés haciendo las prácticas de camarero,tendrás que llevar algún café ( no todos los días, no conviene que el resto vea que tu jefe es un mal jefe), te especializarás en el arte de las fotocopias, de como ordenar carpetas,..)En fin,harás todo aquello que no tenga nada que ver con lo que te habían contratado ( si es que lo han hecho).

4. Tendrás que evitar poner cara de susto ( esto todavía no lo he conseguido)cuando te digan que no saben como crear una carpeta, o subrayar un texto,...y tendrás que evitar flipar cuando les enseñes el complicadísimo arte de "cortar-pegar" un documento de word.

5. Sonreir, sonreir y que no se note lo que estás pensando. ( Aún cuando acabes dar una gran idea y delante tuya se la apropien para quedar bien delante de otros)

6. Ten paciencia, pasarás horas sin hacer nada, mirándole el careto a alguien que tampoco hace nada.

En fin, este es el arte de ser becario. Aún me queda un tiempecito, ya no albergo la esperanza de aprender ( mi objetivo inicial), sólo espero que el tiempo pase rápido y sacar las cosas positivas...( bueno, eso ya os lo contaré en otra ocasión).

4 comentarios:

McBeal dijo...

Como ya hablamos en alguna ocasión estoy totalmente de acuerdo contigo. Supongo que habrá gente que sí aprenda durante sus prácticas de becario pero no es lo habitual. Normalmente al becario se le da un mal uso y se desaprovecha todo el potencial que tiene. Los becarios son las personas que más ganas tienen de trabajar, las que lo hacen con más ilusión y las que encima pagan y no cobran. Lo que pasa es que los gerentes de las empresas no se dan cuenta de ello y los ponen a realizar vanas tareas que acaban por desmotivarlos. Pero creo que un becario tiene que aprender que no hay que motivarse más de la cuenta porque en la vida laboral no se agradece nada. Un becario debe saber que hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar. Y en definitiva un becario aprende que en un trabajo no hay amigos sino competidores y ladrones de ideas. Lamento que suene tan negativo mi post pero después de mi aprendizaje laboral es lo que pienso y mis pensamientos se ratifican en la experiencia vivida también por los demás. Así que Quijo, resignación y ojalá el tiempo se te pase rápido y encuentres un trabajo en que te paguen bien porque dudo mucho que disfrutes con él ya que no hay trabajos perfectos. Y te aconsejo que seas autodidacta y no pierdas las ganas de saber más aunque en tu vida laboral no sea tan necesario como tu esperabas.

Quijo dijo...

Si supongo que la realidad es así, aunque pongas empeño e ilusión, los que mandan se encargan de quitartela...Así que espero para el próximo, si no puedo hacer algo que me ilusione, por lo menos que pagen bien...

OaBy dijo...

Creo que fue Morfeo quien dijo:
"Welcome... to the real world"
Si quieres volver a Matrix... ya no es posible.

Sandra Bravo dijo...

Bienvenida al mundo de los becarios precarios. Yo, personalmente, sí estoy aprendiendo como becaria y mi trabajo es tomado en consideración. Pero, rodeada de funcionarios, mis condiciones de inferioridad resaltan aún más: mi salario es irrisorio, cuando trabajo las mismas horas que todos; no recibo vales de comida ni de transporte (los funcionatas, sí); no puedo participar en los cursos de idiomas ni de otro tipo que se imparten en la empersa (ellos, sí).
Al menos, me tratan bien y hay gente muy maja.

Desde Barcelona (creo que no te he contado todavía que estoy aquí) te mando un besito muy grande, Quijo. Te echo de menos.
Te llamaré cuando vaya a Alicante y te explico mi situación actual.
Cuídate!
San