miércoles, mayo 03, 2006

Portugal-Alicante: de vuelta.



Plaza del Comercio - Lisboa-

Ya he vuelto, el viaje a llegado a su fin. Como pensaba Portugal es un país impresionante, no sólo por sus paísajes, sino por sus gentes.

Tras 18 horas de viaje en el autobús, es muy díficil explicar la sensación que sentí al llegar alli.
El paisaje, tan diferente al español, tan verde, aquel atardecer, mezclado con la banda sonora que sonaba de fondo en el bus, la emoción por llegar, por pensar en todo lo que nos esperaba en aquella semana, por saber que después de tanto esfuerzo...alli estabamos...es casi inexplicable. Creo que nunca podré sentir nada igual.

LLegamos cansadas, todo un día en el bus daba para mucho...(Reca, el conductor, nos dijo que era el viaje más largo de toda la Península) pero no había tiempo que perder y después de cenar, nos fuimos a investigar la ciudad donde nos alojabamos : Peniche (la punta punta del país). El hotel estaba enfrente de unas enormes dunas que escondían unas playas salvajes. Asi que en plena oscuridad nos metimos dentro de las dunas para intentan ver el mar...pero la oscuridad, el desconocimiento del sitio y el acojone nos dejaron en mitad de ellas.

Seguimos recorriendo la ciudad por el camino normal y alli las pocas personas que vimos, todas nos saludaban: " Òla, Bona Noite". Llegamos entusiasmadas a la habitación, había sido un día muy largo y al día siguiente nos teniamos que levantar muy pronto.

El próximo día seguiré contando nuestro pequeño gran viaje.

No hay comentarios: